Thursday, May 9, 2019

Recreo

Mediodía.
Logro escapar de la cárcel de ladrillo
y soy libre en la calle gris por unos
minutos. La calle me recibe con carros
petrificados y el silbido del silencio.


El allegro molto del cucarachero
ignorado por ancianos jubilados
que tropiezan en las aceras,
acarician mi corazón. La calle
es de los indigentes que sueñan
y de jóvenes frustrados reciclando
bajo la mirada indiferente de los
comensales en sus casas.


En la cima de un árbol de la tarde gris
un garrapatero canta malas noticias.


El viento es atacado por un bus
escolar atiborrado de las cabezas
danzantes de los niños que no
entienden su prematura prisión.


Vuelvo a la celda naranja
celda de bocas sonrientes
celda de cuerpos que se pudren
día a día sin darse cuenta.

Monday, April 22, 2019

Decisión

Y el dedo meñique, 

cansado de millones 

de años de matoneo 

de todos los miembros 

del cuerpo que lo ignoraban 

por su supuesta inutilidad 

y la indiferencia del cerebro

 como autoridad, 

decidió cometer una locura.


Convenció, con dinero de por medio, 

a tres millones de neuronas 

para que le ayudaran con su plan.


El día que Luis, el dueño del cuerpo 

donde residían, 

invitó a su cita a su casa, 

esperaron a que este comenzara 

a cocinar y cuando cogió el cuchillo 

para picar las verduras, 

las neuronas, fieles a su plan, 

cortaron el dedo atribulado.

Fin

En 

el octavo 

día se despertó

Dios de su descanso.

Se dió cuenta que el mundo 

que había creado estaba  más desordenado 

que en el principio. Entonces dijo Dios:

“¡que vuelva la oscuridad!” Y hubo

 oscuridad. Al darse cuenta Dios

 que la oscuridad era buena,

soltó su joystick 

y siguió 

 durmiendo.

Monday, December 24, 2018

Mi destino


Soy un tigre gigante y con colmillos que intimidan dentro de una jaula de puertas abiertas. A pesar de mi poder no logro salir de mi jaula, el peligro acecha alrededor. Crecí pensando que solo era un gato que dependía completamente de mis amos.Cuando traté de ser libre, muchos perros me mostraban sus dientes y me recordaron que debía seguir encerrado.
Heredé la sumisión de mis abuelos y de mis padres que me enseñaron a ganarme el sustento diario y volver a mi jaula cada noche. Heredé su fidelidad y la honra a los antepasados así fueran unos cretinos.
Crecí, me fortalecí. Mi piel cambió de color. Tenía rayas como un tigre de bengala sobre todo mi cuerpo, mis dientes se volvieron dagas afiladas y mi mirada alcanzó la nitidez de un águila. Cuando pensé que podría hacer mi propia vida llegó el circo a mi ciudad y el domador me conquistó con sus exquisitos alimentos y su látigo castigador. Volví a mi cárcel, a mi sitio habitual. Todos admiraban mi belleza y mi rugido pero sabía que solo era un juego, que mi destino seguiría siendo la esclavitud de mi cuerpo y de mi alma.
Muchos años después, una noche que pareció no tener fin, el circo ardió en llamas y mi domador fue consumido por ellas. Por primera vez en mucho  tiempo entendí que era libre otra vez, pero ya no sé como caminar en libertad.
Soy libre, la celda está abierta, ese es el mayor riesgo que ahora debo enfrentar.

Saturday, November 4, 2017

Julia


Conocí a Julia. Más religiosa que una monja. Me asustaba su ortodoxia. Lo que ella no sabía y que yo sí, es que escondía su locura en religión. Conocía gente religiosa cuerda, pero esta estaba loca.
Vive mentiras y muy en el fondo lo sabe pero se anestesia con sus creencias como una droga para evitar el sufrimiento. En medio de su droga vive otra vidas y se deleita en ellas. Es adicta a las mentiras, a mundos irreales que dogmatiza como reales . Está tranquila y eso es lo que importa. La realidad trae dolor, desolación. Es mejor que se sumerja en lo ficticio, en un sueño profundo y que nunca despierte. Por lo menos no en los próximos años que le va a durar su miserable vida.

Friday, April 28, 2017

V y yo

Le cuento cosas a V. Le he enseñado a escuchar sin opinar. Aprende rápido. Saber escuchar y callar es uno de los más grandes talentos. La mayoría de gente que conozco escucha y responde por simple formalidad: mantener un diálogo que no se apague. No conocen otra forma de dialogar. V ha aprendido a dialogar escuchando, asintiendo, mirando, gesticulando porque en las miradas y en los gestos también hay rapport, también hay diálogo. A veces una respiración profunda es más pertinente en un diálogo que una perorata repleta de formalismos. Escribe me dice V. No sé que escribir aunque tengo mil cosas por decir. Soy un hidrante de pensamientos que no puedo agarrar. Se me escapan entre las manos. Prefiero leer. Introducirme en una selva de palabras esperando lo imprevisto, lo no dicho. Perderme en un laberinto de palabras y esforzarme por buscar una salida. Entre más complejo, más emocionante. No tengo mucho tiempo. Debo volver a a casa y seguir siendo la persona que soy. La irrealidad es un vacío que disfruto cada vez que puedo pero tiene un límite. Solo un desquiciado mental, un estupido o un genio tienen el privilegio de quedarse en ella más tiempo del esperado. Oigo un grito alegre "papá ¿qué quieres que te regalemos del día del padre? ¿zapatos? ¿ropa?. Tiempo, respondo. ¿Se puede? pregunto. Todos reímos.

Tuesday, April 4, 2017

Torre de Babel


Le hablé a Z. No aguantaba más. Ella también lo  había notado pero no le dió la importancia necesaria a lo que estaba pasando. Me dijo que pensó que sería pasajero como en aquellos tiempos de oscuridad medievales. Yo lo consideraba peor que eso. Los pulgares de manolo se comportan como quien pierde la cordura. Practican una danza frenética y sin ningún control que solamente alguien ebrio o fuera de su juicio podría practicar. Corren de arriba a abajo, de derecha a izquierda o diagonalmente contorsionandose en milésimas de segundo sobre los grafemas que las teclas del teléfono muestran en su pantalla cristalina. No se si has visto sus rostros Z. Es seguro que están confabulados con el cerebro de Manolo y en ocasiones pienso que disfrutan su alocado baile. Mientras danzan, reúnen estos grafemas para formar palabras carentes de ortografía y , lo que es peor, parece que han secuestrado el punto, al signo de interrogación y a la tilde. Nunca habìa visto a los pulgares tan ocupados, tan superiores. Es verdad que tienen sus privilegios pero esta vez se les ha ido la mano. Sólo para contarte un ejemplo, la semana pasada escribieron ordenados por Manolo “Tomas esta”. Su receptor contestó “si”. Yo, confundido, intenté darle mi primera interpretación: ¿Qué era lo que Manolo afirmaba y que su receptor tomaba?. Pensé tal vez que él, su receptor, estaba a una distancia lo suficientemente prudente para mostrarle algún tipo de bebida. Eso me tranquilizó e intenté darle sentido a la pequeña oración sin punto (aunque no lograba entender si la ausencia de punto significaba que iba a seguir escribiendo). En mi enredo lingüístico quedé aún más confundida cuando vi la respuesta: un si condicional. Esperé un momento para ver si el receptor seguía escribiendo para construir su oración. Pero después de dos minutos, Manolo volvió a poner sus pulgares en movimiento. Me dije que tal vez iba a completar su primera oración y sonreí no por mucho tiempo porque ahora leía el caos del diálogo: “Dile que me llame por favor”. ¿Quién Z, que lo llame quién? ¿Si me entiendes?. Z se quedó callada y lo único que atinó a decir fue: no te creo A. Es muy confuso. Hasta no ver, no creer. Z, es la torre de Babel una vez más.